Esta web inserta cookies propias para facilitar tu navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies | Aceptar
Nuevos usos de los contenedores marítimos

El transporte marítimo es, sin duda, un sector económico estratégico. Tanto por el empleo de calidad que genera como por el ingente volumen de cargamento que mueve cada año. Pues no sólo ha resistido la pandemia especialmente bien, sino que, además, se ha convertido un elemento clave en el comercio mundial. Y ahí, en ese continuo ir y venir de mercancías que surcan los mares, entra en juego una pieza fundamental como es el contenedor de carga que, ahora también, por si fuera poco, ha traspasado fronteras una vez más. En esta ocasión, para quedarse anclado en tierra y echar raíces en forma de viviendas, comercios e infraestructuras que prestan importantes servicios a la comunidad. 

Así las cosas, hace ya tiempo que existen proyectos residenciales construidos a partir de estas grandes cajas en Alemania, Holanda y los llamados países nórdicos. Pero, en estos momentos, su uso se extiende por otros derroteros como puede ser el montaje de una piscina para la casa, la instalación de una tienda en su interior, la creación de un centro cultural de puertas para adentro o incluso el hecho de servir de estand a una marca en cualquier feria o congreso.    

ESCUELAS Y HOSPITALES
Mas su importancia aumenta de nivel. De hecho, las estructuras han dado un salto cualitativo al transmutarse en aulas educativas donde los chiquillos pueden guardar la distancia de seguridad en plena expansión del Covid-19. En esta misma línea, esos viejos cajones antaño llenos de alimentos o toda clase enseres han adoptado el papel de hospitales ampliados o puntos efímeros de vacunación donde hacer frente a un virus que ha sacudido con saña las finanzas de familias y países a lo ancho de la geografía global.  

Todo un logro el de estas soluciones, si se mira en perspectiva, sobre todo, porque a sus numerosas utilidades se suma otra ventaja nada desdeñable: la de su reciclaje para estos nuevos fines. Acción a tener en cuenta en el marco de la ansiada economía circular, puesto que las futuras formas de producción serán sostenibles o no habrá un planeta donde implantarlas.